viernes, 25 de octubre de 2019

Richard Stallman: "Los móviles espían y transmiten nuestras conversaciones, incluso apagados"



Richard Stallman es una leyenda: creó el primer sistema operativo abierto e impulsó el 'copyleft'. Cree que los teléfonos inteligentes nos han hecho retroceder 10 años en términos de privacidad

Nos cita en el piso de unos amigos de Madrid. El padre del software libre es un viajero empedernido: difunde los principios de su movimiento allá donde le llaman. Unos días antes de la entrevista, Richard Stallman (Nueva York, 1953) participó en el Foro de la Cultura de Burgos y retomará su gira europea tras dar una conferencia en Valencia. Nos recibe con su característica melena despeinada y con una de sus bromas marca de la casa: "te quiero", espeta en su trabajado español con acento gringo, lanzando una mirada a su humeante taza de té en cuanto detecta una cara de desconcierto en el interlocutor. "Ahora te quiero más", nos dirá cuando la vaya a rellenar.

Su peculiar sentido del humor, que cultiva en los seis o siete idiomas en los que se maneja, reviste el encuentro de mucha naturalidad. Parece como si él mismo quisiera bajarse del pedestal en el que le ha colocado la comunidad de programadores. Para ese colectivo, es una leyenda viva. Stallman es el padre del proyecto GNU, en el que se engloba el primer sistema operativo libre, que vio la luz en 1983. Desde los años noventa funciona con otro componente, Kernel Linux, por lo que se rebautizó como GNU/Linux. "Muchos, erróneamente, llaman al sistema solo Linux...", se queja Stallman. Su rivalidad con el finlandés Linus Torvalds, fundador de Linux, es conocida: le acusa de haberse llevado el mérito de su creación conjunta, nada más y nada menos que un sistema operativo muy competitivo cuyo código fuente puede ser utilizado, modificado y redistribuido libremente por cualquiera y a cuyo desarrollo han contribuido miles de programadores de todo el mundo.

Lo cierto es que el revolucionario movimiento del software libre lo inició Stallman. Este informático, que estudió Física en Harvard y se doctoró en el MIT, muy pronto quedó atrapado por la cultura hacker, cuyo desarrollo coincidió con sus años de juventud. El software libre y el concepto de copyleft (en contraposición a copyright) tampoco serían lo mismo sin este señor risueño de estética hippie.

ATAQUE A LA PRIVACIDAD

Su semblante muta a la más severa seriedad en cuanto se pone a hablar de cómo el software privativo, el que no es libre, colisiona con los derechos de las personas. Ese tema, la falta absoluta de privacidad en la era digital, le obsesiona. No tiene teléfono móvil, acepta que le hagamos fotos solo después de prometerle que no las subiremos a Facebook y asegura que siempre paga en efectivo. "No me gusta que rastreen mis movimientos", subraya. "China es el ejemplo más visible de control tecnológico, pero no el único. Desde hace más de 10 años, en Reino Unido siguen los movimientos de los coches con cámaras que reconocen las matrículas. ¡Eso es horrible, tiránico!"

NO TIENE MÓVIL Y ACEPTA QUE LE HAGAMOS FOTOS SOLO SI PROMETEMOS NO SUBIRLAS A FACEBOOK

El software libre es su aportación como programador a la lucha por la integridad de las personas. "O los usuarios tienen el control del programa, o el programa tiene el control de los usuarios. En este último caso, el desarrollador del software ejerce poder sobre los usuarios. El programa se convierte en un instrumento de dominación", explica.

Se dio cuenta de esta dicotomía cuando la informática estaba todavía en pañales. "En 1983 decidí que quería poder usar ordenadores en libertad, pero era imposible porque todos los sistemas operativos de la época eran privativos. ¿Cómo cambiar eso? Solo me quedó una solución: escribir un sistema operativo alternativo y hacerlo libre". Así arrancó GNU. Más de tres décadas después, la Free Software Foundation, que él mismo fundó, tiene decenas de miles de programas libres en catálogo.

"Hemos logrado liberar ordenadores personales, servidores, supercomputadoras... pero no podemos liberar completamente la informática de los móviles: la mayoría de los modelos no permite instalar un sistema libre. Y eso es muy triste, es un claro cambio a peor en los últimos 10 años", se lamenta Stallman.

"Los móviles son el sueño de Stalin, porque emiten cada dos o tres minutos una señal de ubicación para seguir los movimientos del teléfono", espeta. El motivo de incluir esa función, dice, fue inocente: era necesario para dirigir llamadas o mensajes a los dispositivos. Pero tiene el efecto perverso de que también se pueden seguir los movimientos del portador. "Y peor aún, uno de los procesadores de los teléfonos tiene una puerta trasera universal. Es decir, que pueden imponer cambios de software a distancia, aunque en el otro procesador uses solo programas de software libre. Uno de los usos principales es convertirlos en dispositivos de escucha, que no se apagan nunca porque los móviles no tienen interruptor", sentencia.

NOS DEJAMOS OBSERVAR

Los móviles son solo una parte del dibujo. A Stallman le preocupa que los aparatos conectados aporten a las empresas privadas cada vez más datos sobre nosotros. "Crean historiales de navegación, de comunicaciones... Hasta hay un juguete sexual que se comunica con otros usuarios a través de Internet. Eso sirve para espiar y hacer historiales, claro. Porque además tiene un termómetro. ¿Qué le aporta un termómetro al dueño del juguete? A él nada; al fabricante, saber cuándo está en contacto con un cuerpo humano. Este tipo de cosas son intolerables", se queja.

Los grandes productores de aparatos electrónicos no solo apuestan en masa por el software privativo: algunos están empezando a evitar frontalmente el software libre. "Apple acaba de comenzar a fabricar ordenadores que rehúsan la instalación del sistema GNU/Linux. No sabemos por qué, pero lo están haciendo. Hoy en día, Apple es más injusto que Microsoft. Ambos lo son, pero Apple se lleva el premio", asevera.

¿Es el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) europeo una respuesta acertada a esta situación? "Es un paso en la buena dirección, pero no es suficiente. Parece demasiado fácil justificar la acumulación de datos. Los límites deberían ser muy estrictos. Si es posible transportar a pasajeros sin identificarles, como hacen los taxis, entonces debería ser ilegal identificarlos, como hace Uber. Otro fallo del RGPD es que no se aplica a los sistemas de seguridad. Lo que necesitamos es protegernos de las prácticas tiránicas del Estado, que pone muchos sistemas de seguimiento a la gente".

El escándalo de Facebook y Cambridge Analytica no le sorprendió. "Siempre he dicho que Facebook y sus dos tentáculos, Instagram y WhatsApp, son un monstruo de seguimiento a la gente. Facebook no tiene usuarios, sino usados. Hay que huir de ellos", zanja.

No podemos aceptar, nos insta Stallman, que otros conozcan información sensible sobre cómo vivimos nuestra vida. "Hay datos que hace falta compartir: por ejemplo, dónde vives o quién paga la luz de un apartamento para resolver los pagos. Pero nadie tiene por qué saber qué haces en tu vida diaria. Qué productos compras, siempre que sean legales, tampoco. Los datos realmente peligrosos son quién va a dónde, quién se comunica con quién y qué hace cada uno durante el día", subraya. "Si se los damos, lo tendrán todo".

Fuente: Retina.ElPais.com

jueves, 24 de octubre de 2019

Estos serán los trabajos que morirán por la inteligencia artificial



Si eres traductor profesional, intérprete, recepcionista, empleado de una cadena de comida rápida o de un call center, radiólogo, mecánico, inspector industrial o asistente legal (paralegal, en inglés) tu empleo y modo de vida parecen ser de los primeros en verse afectados por el desarrollo de la inteligencia artificial y el aprendizaje de máquinas.

"La inteligencia artificial hoy es comparable con el motor de combustión del automóvil en 1910. El automóvil y el motor de combustión reformularon todas las economías del mundo en el transcurso de tres o cuatro décadas. La inteligencia artificial tiene mayor potencial y por ende mayor riesgo", explicó en entrevista exclusiva con Expansión Brad Smith, presidente de Microsoft.

El también jefe legal de la firma, y quien ayudó en su momento a Bill Gates y Steve Ballmer a sortear muchas de las demandas de monopolio que Microsoft enfrentó en los noventa, dijo que el reto que tienen México y otras sociedades es que los cambios provocados por la inteligencia artificial serán mucho más acelerados que aquellos generados por el automóvil.

Para hacerlo más claro, Smith utilizó tres fotografías del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. En la primera, se mostraba la edificación en la década de 1920 aún sin terminar, alrededor de esta decenas de carrozas con caballos circulaban por lo que hoy son avenidas como Eje Central y Alameda.

La segunda fotografía mostraba un Palacio de Bellas Artes completamente terminado (alrededor de 1934), en donde las carrozas y los primeros vehículos comenzaban a convivir en las calles de la ciudad de México.

En la tercera fotografía "sólo diez años después, ya no había carrozas con caballos. El caballo perdió su empleo frente al automóvil y sucedió como con todos los cambios tecnológicos, de forma paulatina, hasta que fue totalmente evidente", comentó Smith.

Pero la pérdida de empleo no solo fue para el caballo, Smith comenta que el automóvil generó disrupción en otros empleos e industrias como establos, criaderos de caballos, veterinarios especializados, empresas de monturas o similares.

"Muchos empleos desaparecieron o dejaron de ser tan relevante porque la demanda por ellos se redujo", dijo.

Al igual que las carrozas contra que aparecen en los autos en la foto del Palacio de Bellas Artes, la inteligencia artificial ya comenzó a reemplazar o a adquirir conocimientos suficientes para reemplazar algunos empleos.

Hoy, algunos sistemas de reconocimiento del lenguaje humano tienen más de 95% de retención, los sistemas de traducción ya han superado más de un 85% de precisión. Las máquinas ya son capaces de interpretar entre edades de seres humanos, razas de perros, estructuras naturales o artificiales o, en algunos casos, detectar ciertos tipos de cáncer con sólo mirar una tomografía en segundos.

Smith dijo que a medida que las máquinas comiencen a mejorar sus habilidades, conforme ganen mejor reconocimiento visual, analítico y toma de decisiones tendrán la capacidad de reemplazar empleos como los radiólogos o incluso reemplazar flotillas completas de conductores de camiones o automóviles de logística y transporte urbano.

Si estos sistemas mejoran aún más su capacidad de interpretación del lenguaje humano, análisis y la toma de decisiones, entonces empleos como los centros de contacto, restaurantes de comida rápida, así como intérpretes o traductores están en riesgo de ser reemplazados por robots, software o aplicaciones en teléfonos inteligentes.

Sin embargo, Smith explicó que habrá algunos empleos que posiblemente no serán reemplazados por la inteligencia artificial, dado el desarrollo de habilidades específicas que difícilmente una máquina podría dominar.

"Maestros, enfermeras, trabajadores sociales o terapeutas, son algunos de los empleos que tiene la posibilidad de verse menos afectados por el desarrollo de la inteligencia artificial en las próximas décadas", dijo Smith.

El experto de Microsoft dijo que uno de los cambios más urgentes, pero también más complicados para aminorar este impacto es pasar de ser sociedades que crean trabajadores con base en conocimientos a ciudadanos que operan con base en habilidades tanto humanas como técnicas.

Para evitar que la brecha tecnológica continúe ampliándose y por ende el medio a la tecnología y el cambio crezca, Smith dijo que es urgente que México entienda que la electricidad del siglo XXI se llama internet.

"Debemos abordar la brecha de conectividad porque la banda ancha se ha convertido en la electricidad del siglo XXI. Tenemos que llevarlo a las comunidades rurales. Ese es un gran problema en los Estados Unidos. Es un gran problema en México y en muchos otros países, y determinará el futuro de la prosperidad en estos lugares", afirmó.

Un análisis de la firma de consultoría Ducker Frontier estima que México podría generar casi cinco veces más empleos entre 2018 y 2030, frente al pronóstico actual si el país (empresas, gobierno, sociedad civil y academia) es capaz de aprovechar el máximo potencial de la inteligencia artificial.

Algunos de los sectores más beneficiados para generar empleos de alta calificación (mejor pagados) serían: servicios públicos y de negocios, minería, manufactura y construcción.

"La inteligencia artificial será la tecnología más definitoria de los próximos 30 o 40 años. Pero lo que es emocionante es lo que puede hacer para ayudar a resolver algunos de los mayores desafíos sociales que enfrentamos. Tengo mucho optimismo de que la inteligencia artificial realmente nos permitirá encontrar una cura para el cáncer y nos permitirá buscar nuevas soluciones para la sostenibilidad, el uso del agua y la reducción del carbono y similares", aseguró Smith.

Fuente: TecReview.tec.mx

martes, 22 de octubre de 2019

Aprendizaje automático, el ejemplo finlandés: así es el laboratorio de la inteligencia artificial



El país nórdico lucha por convertirse en un 'hub' mundial en el desarrollo de 'machine learning' gracias a la estrecha colaboración entre Gobierno, universidades y empresas de diferentes sectores

A la habitual imagen de frío, nieve y auroras boreales, Finlandia pretende añadir otra más tecnológica. Con poco más de 5,5 millones de habitantes, el país nórdico tiene la ambición de convertirse en una especie de laboratorio mundial de inteligencia artificial. En las tierras de Papá Noel, el regalo estrella de estos últimos años es el de la transformación de una economía entera hacia el machine learning. Gobierno, universidades, empresas y startups colaboran estrechamente para que el sueño finés cobre forma lo antes posible. Pero que nadie piense que los robots vendrán de repente con denominación de origen de Laponia. El nuevo modelo que están desarrollando tiene más que ver con algoritmos, programación y automatización.

Uno de los puntos de encuentro para engrasar la maquinaria finlandesa de la inteligencia artificial es el denominado AI Challenge. Se trata de un programa en el que todas las empresas que lo deseen pueden colaborar entre ellas para buscar soluciones innovadoras a través de machine learning. Por el momento, 200 han decidido dar el paso.

Como explica Teemu Roos, profesor de ciencias informáticas en la universidad de Helsinki, la tecnología debe de ser la palanca que modernice la industria del país. "Queremos copiar el entorno de las startups para que todos los actores trabajen entre sí. El mercado laboral está cambiando drásticamente y tenemos que aprovechar nuestra fortaleza en este ámbito", argumenta.

Un gran aliado de este laboratorio escandinavo es el propio Gobierno. Con la aprobación el año pasado de un programa para el desarrollo nacional de la inteligencia artificial, Finlandia dio un gran paso para liderar esta carrera. Desde invertir más dinero público para la investigación hasta cambios curriculares en la educación infantil (de tres a seis años) que incluían asignaturas de programación. "Es una necesidad entender la inteligencia artificial ya desde pequeños.

No se trata de una cuestión técnica, sino de inversión política en la que decidir qué usos y finalidades le vamos a dar", sostiene el ministro de Economía finés, Mika Lintilä. En Francia también han visto con buenos ojos este desarrollo. El presidente de la República, Emmanuel Macron, se sumó a la lucha en marzo al anunciar 1.500 millones de euros para este campo.

Pese a que no haya nada escrito sobre el futuro del machine learning, Finlandia no quiere perder la oportunidad de constituirse en un referente. Según el estudio de McKinsey Modelando el futuro del trabajo en Europa, tiene la posibilidad de convertirse en el segundo país mundial en inteligencia artificial por la gran formación que tiene al respecto en capital humano. Precisamente, este es uno de los saltos pendientes: trascender la teoría.

La Universidad de Turku domina casi a nivel mundial la investigación en algoritmos. En la de Aalto sucede casi lo mismo. Pero todo se queda ahí muchas veces, en un trabajo académico. "Nuestro objetivo es experimentar todo lo posible para que la inteligencia artificial trabaje con los humanos y aumente sus capacidades", asegura Ville Valtonen, CMO de Reaktor.

ESPOO, UN INTENTO DE SILICON VALLEY



En la zona metropolitana de Helsinki, junto a entrantes constantes del mar Báltico, abetos y parques interminables –un entorno muy de postal–, irrumpe Espoo. La segunda ciudad en número de habitantes de Finlandia, con 270.000, no le va a la zaga con la ambición de su país. Nadie lo dice literalmente, pero su intención velada es llegar a ser el Silicon Valley de la inteligencia artificial. Toda una localidad centrada en innovar tanto en las aulas como en las compañías.

Uno de los proyectos más relevantes es el de Centro de Investigación Técnica VTT. Entre el Gobierno y las startups han construido un espacio de colaboración en el que lo mismo se entrena a los algoritmos para detectar precozmente la demencia senil que descifran información recogida en el espacio.

Una de las bazas que juega de momento en contra de que se perciba la importancia que ha adquirido el machine learning es la falta de un made in Finland generalizado. Parece que toda la innovación esté atrapada por la nieve y no pueda salir de las fronteras; pero es solo eso, una impresión.

ÉTICA PARA LA INTELIGENCIA ARTIFICIA

Uno de los grandes interrogantes abiertos en el debate público sobre inteligencia artificial es si comienza a ser oportuno establecer algún tipo de ética. En el caso de Finlandia, que tiene en mente convertirse en un referente de esta tecnología, el propio Gobierno ha creado un grupo de trabajo para que arroje un poco de luz. Tal y como cuenta Outi Keski-Äijö, director general del ministerio de Economía, la intención es aprobar un documento como si de una guía se tratara. "Si cumplimos con los plazos establecidos, tendremos unos 300 puntos para final de año que servirán de referente para la gran mayoría de usos que le demos a la inteligencia artificial", añade.

La inteligencia artificial que desarrollan cada vez llega más lejos. Más allá de la pretensión de que sea un motor de crecimiento económico, el laboratorio tiene muy claro cómo experimentar. "Sería interesante llegar a un deep learning eficaz con un menor uso de los datos. Tenemos un gran problema con todo lo que demanda y hay que mejorarlo", concluye Lintilä. Al margen de si consiguen dar con la tecla adecuada, habrá que empezar a fijarse en las etiquetas, no vaya a ser que los algoritmos vengan de Laponia.

Fuente: Retina.ElPais.com

lunes, 21 de octubre de 2019

Los gurús tecnológicos auguran una nueva internet que cambiará el mundo



"La economía digital será el motor principal para el crecimiento de la economía mundial y los chips de IA más avanzados conformarán la infraestructura de la nueva época", afirmó Robin Li, presidente y cofundador del gigante chino Baidu.

Varios expertos y dirigentes de grandes compañías tecnológicas mundiales como Microsoft, Baidu, Qualcomm, Western Digital o Alibaba pronosticaron hoy que las redes 5G y las posibilidades que ofrece la Inteligencia Artificial (IA) revolucionarán la internet móvil y transformarán el mundo.

En la apertura de la sexta edición de la Conferencia Mundial de Internet en la localidad china de Wuzhen (este), los gurús del sector advirtieron también, sin embargo, de los riesgos para la seguridad y la privacidad que conllevan las nuevas tecnologías, especialmente la gestión de macrodatos que conlleva la Inteligencia Artificial.

"La economía digital será el motor principal para el crecimiento de la economía mundial y los chips de IA más avanzados conformarán la infraestructura de la nueva época", afirmó Robin Li, presidente y cofundador del gigante chino Baidu, equivalente a Google en el país asiático, donde los productos de la empresa estadounidense están vetados.

Según Li, en pocos años se reducirá la dependencia de los móviles al tiempo que los dispositivos de audio o sensores inteligentes ocuparán su espacio.

Las búsquedas en internet, dijo, serán "mucho más precisas" y "estarán en todas partes", más allá de los dispositivos, que se podrán activar con gestos o miradas.

En este sentido, anunció que Baidu está realizando "una gran inversión para convertirse en una plataforma de Inteligencia Artificial a nivel global".

El presidente de Qualcomm, Alex Rogers, también consideró que la IA y las nuevas redes de internet móvil "van a transformar la manera en que la gente se comunica" y destacó los avances de China en el 5G, que, dijo, empezará a funcionar en más de 50 ciudades del país asiático a finales de año.

Por su parte, el subsecretario general de la ONU para Asuntos Económicos y Sociales, Liu Zhenmin, recordó que casi la mitad de la población mundial todavía no tiene acceso a internet y advirtió del riesgo de que se agrande la brecha digital en el planeta con la introducción de las nuevas tecnologías.

El vicepresidente de la compañía estadounidense Microsoft, Harry Shum, ensalzó igualmente los esfuerzos de inversión de China en Inteligencia Artificial y destacó que tanto los gobiernos como las empresas "tienen la responsabilidad de garantizar un buen desarrollo" de esa tecnología.

También John Hoffman, presidente de GSMA, asociación que agrupa a los operadores de telefonía móvil, aseguró que el 5G "va a convertir la ficción en realidad" al crear una "nueva era del internet móvil", cuya economía equivale ya, dijo, al producto interior bruto de Alemania.

Hoffman comparó la competición en las nuevas tecnologías entre las grandes potencias con la carrera espacial y subrayó que "el país que está a la vanguardia en las redes 5G en el planeta es actualmente China".

Curiosamente China -donde están bloqueadas muchas páginas web y aplicaciones occidentales- acoge desde hace seis años esta conferencia de internet, que intenta reflexionar también sobre la cooperación internacional y fomentar una red abierta.

"Las empresas extranjeras son bienvenidas para competir en un marco igualitario", dijo hoy el jefe del Departamento de Propaganda del Partido Comunista Chino (PCCh), Huang Kunming, que instó a promover la "solidaridad y la confianza".

Kunming leyó una carta a los participantes en la conferencia del presidente chino, Xi Jinping, en la que este destacó que "es la responsabilidad común de la comunidad internacional desarrollar, usar y gobernar bien internet para que pueda beneficiar mejor a la humanidad".

"Los países deben seguir el signo de los tiempos, asumir la responsabilidad del desarrollo, afrontar los desafíos y los riesgos, promover conjuntamente la gobernanza global en el ciberespacio y esforzarse por construir una comunidad de futuro compartido en él", dijo el presidente.

En la edición de hace dos años participaron los máximos responsables de empresas estadounidenses como Google o Apple pero la actual guerra comercial y tecnológica entre China y Estados Unidos -incluido el veto de Washington al gigante chino Huawei- han reducido la presencia norteamericana este año.

Fuente: ElEspectador.com