miércoles, 30 de octubre de 2019

Firma invitada: Es el momento de aprender de China



China propone un futuro para el 'retail' muy distinto al que estamos viviendo en Occidente. Debemos analizar bien sus pasos y colaborar con ellos para extraer lecciones importantísimas.

Los directivos de los grandes distribuidores occidentales nos hemos acostumbrado a hablar, escribir, pensar y hasta leer únicamente sobre nosotros y nuestras experiencias más próximas en España, Europa y Estados Unidos. Nuestra obsesión principal es Amazon y asumimos que el futuro vendrá dictado más o menos por la multinacional de Seattle o por lo que ocurra en mercados como el británico o el americano. Es un error. Según las estimaciones de la consultora eMarketer, China concentra ahora mismo el 55% de las ventas mundiales del comercio electrónico y el 21% de las ventas totales del sector del retail. Estados Unidos, mientras tanto, representa el 22% de las ventas totales y casi el 17% de las que se canalizan mediante el comercio electrónico.

Antes, los directivos de la gran distribución acudíamos a ciudades como Nueva York a tomar nota de las nuevas tendencias y al gigante asiático a buscar fabricantes y proveedores. Ahora ningún líder de una multinacional del retail se puede permitir no visitar regiones chinas a la vanguardia tecnológica como Shenzhen o empresas como JD.com, Alibaba o Tencent, que es la propietaria de la aplicación de mensajería instantánea WeChat, que ofrece enormes posibilidades para pagar y consumir en las tiendas físicas y digitales. Amazon ya no puede obsesionarnos. Tiene que compartir el escenario y el protagonismo con otros grandes proyectos chinos que exigen nuestra atención... y más en un momento tan convulso como el que vivimos.

Navegamos una coyuntura excepcional. Tanto los retailers tradicionales como las grandes plataformas digitales han entendido que el siguiente campo de batalla se encuentra a pie de calle. El espacio físico no solo es un canal privilegiado para fidelizar al cliente, comprender sus deseos y descubrirle productos que no conocía. También puede acelerar las entregas de la última milla con envíos en pocas horas y reducir las devoluciones. Además, ninguna taquilla para recoger o devolver nuestros pedidos se puede comparar a la experiencia de hacer eso mismo en una tienda con un vendedor que nos orienta, nos pregunta por lo ocurrido y nos intenta dar una solución alternativa.

En Europa, los principales movimientos los estamos viendo con la fortísima transformación de los grandes retailers tradicionales, que aspiran a reducir el número de sus tiendas mientras aumentan el tamaño y la tecnología de las que sigan operando. Quieren ofrecer a sus clientes todas las ventajas del comercio electrónico en unos espacios físicos que los atrapen e impresionen con su cercanía y su calor. Inditex está cerrando cientos de establecimientos, por ejemplo en España, y abriendo otros un 40% más grandes que no solo integran totalmente su experiencia online y offline, sino que también consumen mucha menos energía y agua por metro cuadrado.

En China, el contexto es distinto aunque existan puntos de convergencia, porque los principales distribuidores nacionales provienen del comercio electrónico. Ellos realizan el proceso a la inversa: se están enfrentando al dificilísimo reto de crear y gestionar una red de tiendas físicas.

  • La agilidad de los gigantes

JD.com ha incluido en su plataforma digital parte del surtido de 20.000 comercios tradicionales, 175 hipermercados de Walmart entre ellos, para poder realizar entregas en 30 minutos de arroz, mantequilla, bebidas no alcohólicas y cerveza. En paralelo, se ha propuesto abrir decenas de miles de establecimientos a pie de calle en régimen de franquicia y se ha marcado 2023 como fecha límite para desplegar un millar de 7Fresh, un concepto de supermercado altamente automatizado y tecnológico.

Alibaba ha tomado posiciones en la cadena de tiendas de decoración Beijing Easy Home Furnishings, en el proveedor de tecnología para hoteles y distribuidores Shiji Retail Information Technology y en retailers especialistas en electrónica (Suning) y alimentación (Sun Art). Además, ha creado una joint venture tecnológica con una cadena de outlets, Bailian Group, que posee casi 5.000 tiendas en 25 provincias en el gigante asiático. El despliegue físico de Alibaba incluye unos 200 supermercados propios altamente tecnológicos (Hema) y la ambición de posicionarse con ellos, a largo plazo, en todas las ciudades chinas que rebasen el millón de habitantes. En Europa, Alibaba ya está presente con una alianza con El Corte Inglés, un marketplace similar al de Amazon o su primera tienda, de más de 700 metros cuadrados, en Madrid.

Tenemos mucho que aprender de las multinacionales chinas de la distribución no solo en nuestro país, sino también en Europa. Para empezar, han integrado completamente la experiencia de compra online y offline, mientras que, según un estudio de Prodware, esto solo puede decirse del 36% de los retailers españoles. Para continuar, Alibaba, JD.com y sus aliados siguen una estrategia particularmente astuta en la aplicación de la tecnología en sus puntos de venta. Están evitando el despilfarro y concentrándose esencialmente en lo que les proporciona un clarísimo retorno y añade valor a sus clientes, como ocurre con sus sistemas de self-checkout. Además de todo eso, ha emergido un 'cinturón' de proveedores tecnológicos que nuestros distribuidores deberían conocer para explorar distintas fórmulas de colaboración.

Naturalmente, esto no significa ni que los gigantes chinos no tengan nada que aprender de nosotros ni que sus experiencias sean fáciles de importar. Al fin y al cabo, nuestros retailers conocen mejor que nadie las posibilidades y los retos de las tiendas físicas, que son la clave de bóveda de la fidelización y la máxima satisfacción del cliente. Por otro lado, la sociedad china no es como la sociedad occidental, ni llegar a pie de calle desde el mundo online es igual que hacerlo desde la calle de enfrente, ni las regulaciones que protegen a los consumidores y sus datos son las mismas en la primera y la segunda potencia mundial, y mucho menos en Europa.

Lo que quiero decir es que China merece, por primera vez, la misma atención para un gran distribuidor europeo que Estados Unidos, que los ejemplos de Alibaba o JD.com deben ser casi tan importantes y paradigmáticos para nosotros como los de Amazon o Walmart y que se nos han acabado las excusas para no viajar con cierta frecuencia a China y buscar espacios de colaboración con los gigantes de su retail.

Fuente: Retina.ElPais.com

martes, 29 de octubre de 2019

6 formas en que puedes contribuir a Linux



Linux no es como los sistemas operativos comerciales. El nombre es tanto una abreviatura para una comunidad en particular como una pieza específica de código.

En el mundo del software libre, no está limitado a ser un consumidor de sus aplicaciones e interfaces favoritas. Puedes participar en su creación y no tienes que ser un desarrollador para hacerlo.

Los proyectos más grandes y más pequeños por igual pueden usar una mano amiga. Aquí hay formas de involucrarse y marcar la diferencia.

1. PROPORCIONAR COMENTARIOS

Los proyectos de software libre no tratan a los usuarios como consumidores, por lo que no pueden controlar las ventas. La mayoría tampoco intenta rastrear su comportamiento.

Por lo tanto, los desarrolladores no saben qué quieren los usuarios a menos que reciban comentarios. Puedes ayudar mucho con solo hablar y ayudar a los proyectos a establecer un sentido de dirección.

Si bien las redes sociales son una forma de ser escuchados, ese entorno está lleno de ruido. Muchos proyectos establecen sus propias comunidades. Purism, por ejemplo, tiene un foro para las personas que compran sus productos o usan PureOS.

Cuando la compañía estaba decidiendo si cambiar de un modelo de lanzamiento continuo a versiones estables con soporte más largo, preguntó a la gente en los foros de la comunidad de Purism. En última instancia, la compañía llegó a una versión estable con una opción de lanzamiento continuo para aquellos que desean un software más nuevo.

Busca las opciones disponibles para tu proyecto de elección. A veces esto es un foro. Otras veces es un grupo de chat en IRC o Telegram. Tal vez es una página de GitLab. Si todo lo demás falla, busca una dirección de correo electrónico.

2. RESPONDER PREGUNTAS A NUEVOS USUARIOS

Cuando las personas cambian a Linux por primera vez, a menudo no tienen a nadie, ni a ningún lugar al que puedan acudir en busca de ayuda en persona. En cambio, los motores de búsqueda son su mesa de ayuda.

Estos motores de búsqueda apuntan a foros junto con tableros de preguntas y respuestas. Uno de los ejemplos más destacados es Ask Ubuntu, al que la gente recurre con preguntas concretas y específicas.

Tales ubicaciones pueden ser inmensos recursos, pero eso solo si personas con conocimientos se registran y se toman el tiempo para ayudar a otros.

PUEDES SER ESA PERSONA

Cuando participe en varios foros de discusión de la comunidad, asegúrate de buscar el código de conducta. Tu comportamiento no solo se refleja en ti. Se refleja en toda la comunidad y realmente puedes alejar a los nuevos usuarios de un proyecto.

3. ESCRIBIR DOCUMENTACIÓN

Si bien es genial que los usuarios se ayuden entre sí, nada reemplaza a tener documentación oficial fácil de leer. Dichas guías pueden decirte cómo los desarrolladores tienen la intención de que uses el software que te han proporcionado, cómo superar los obstáculos y de qué errores son conscientes.

La documentación rara vez se destaca, pero puedes hacer o deshacer tu experiencia con una distribución de Linux dada. Muchas personas aman Arch Linux en parte debido a la gran profundidad y utilidad de ArchWiki.

A menudo puedes recurrir a ArchWiki para obtener ayuda, incluso si nunca has instalado Arch. Muchas instrucciones también funcionan para otras distribuciones.

Hablando de Arch, EndeavourOS es un proyecto joven que continúa el legado de Antergos, una distribución basada en Arch Linux que es más fácil y rápida de poner en funcionamiento.

Con tanto que tiene que suceder para comenzar una nueva distribución, el equipo podría usar la ayuda para documentar lo que los usuarios necesitan saber.

4. DISEÑAR ICONOS PARA TU SISTEMA O APLICACIÓN FAVORITA

El diseño importa. Cada pocos años, los principales entornos de escritorio de Linux renuevan sus temas de iconos de alguna forma o moda. Por lo general, los diseñadores hacen que los íconos sean más distintos, más planos (para que coincidan con las tendencias de diseño), más simples (para un cumplimiento más fácil) o todo lo anterior.

NO IMPORTA EL TAMAÑO DE UN PROYECTO, PUEDEN USAR TU AYUDA

GNOME, por ejemplo, cambió su tema de icono en la versión 3.32. Una motivación importante para la renovación fue hacer que los nuevos íconos sean más fáciles de crear. Algunas aplicaciones, como gThumb, aún no tienen un ícono actualizado. Ahí es donde puedes intervenir.

elementaryOS ha tenido un aspecto relativamente consistente desde su inicio, aunque sus temas no han estado exentos de ajustes. Aún así, con cada aspecto del escritorio elemental que ofrece su propio carácter distintivo, aún quedan pequeños iconos de sistema e interfaz que todavía necesitan un cambio.

5. PROBAR EL NUEVO SOFTWARE

Los desarrolladores necesitan que los usuarios prueben las últimas versiones de sus programas. Esto es útil con la versión estable actual, y es especialmente útil con el software que aún se encuentra en las etapas previas al lanzamiento.

Los desarrolladores de software libre generalmente trabajan solos o en pequeños equipos remotos. No tienen acceso a varios tipos de hardware y no pueden probar todas las diferentes configuraciones de escritorio de Linux que existen.

Al probar las aplicaciones, les das a estos desarrolladores una idea de cómo se ejecutan sus aplicaciones tanto en su hardware como en la configuración de escritorio elegida (distribución de Linux / entorno de escritorio / servidor de visualización / etc.).

Por supuesto, los desarrolladores solo obtienen esta información si los contactas. Por lo tanto, presenta informes de errores y recuerda ser cortés cuando lo hagas.

6. TRADUCIR APLICACIONES O MEJORAR LA ACCESIBILIDAD

Si hay una función con la que prácticamente cualquier proyecto puede usar la ayuda, es la traducción. Eso es porque incluso si un equipo ya tiene traductores capaces a bordo, no hay forma de que hablen todos los idiomas.

Pocos desarrolladores tendrían problemas para que tu pases tiempo haciendo que el software sea más accesible para las personas donde vives.

Esto no solo se refiere al idioma. Los desarrolladores también necesitan ayuda para que su software sea más accesible para las personas que tienen más dificultades para ver o escuchar.

Algunas aplicaciones simplemente no serán utilizables bajo ciertas circunstancias, pero en otros casos, un ajuste o dos pueden hacer una gran diferencia.

¿LISTO PARA AYUDAR CON EL DESARROLLO DE LINUX?

¡Excelente! Ahora actuemos sobre esa emoción. Cada proyecto de software libre tiene su propia forma preferida de comunicación y diferentes métodos para involucrarte, por lo que puedes comenzar yendo a la página web de tu distribución, aplicación, tema o componente y buscando instrucciones sobre cómo contribuir.

El sistema operativo elementaryOS ofrece algunas de las pautas más detalladas que encontrarás en una distribución de Linux, pero la mayoría de las que han existido por un tiempo brindan instrucciones sobre cómo ayudar.

Lo mismo es cierto para las aplicaciones. El Proyecto GIMP coloca una opción de menú en la parte superior de su página de inicio que lleva a una lista de lo que puedes hacer.

Fuente: 1000TipsInformaticos.com

lunes, 28 de octubre de 2019

Las máquinas serán capaces de lograr lo que en un millón de años nosotros no hemos logrado: entender el mundo



Como cualquier otra ideología, las concepciones que rodean al mito moderno de la "inteligencia artificial" tienen un barniz que va mucho más allá de la mayor o menor veracidad de sus postulados. Se trata de auténticas tonterías expresadas por los mejores portavoces de "la ciencia".

Es evidente que la humanidad no es capaz de entender el mundo en el que vivimos, una tarea que en el futuro llevará a cabo esa "inteligencia artificial" gracias a las enormes cantidades de datos que se producen cada día (el no menos famoso "big data").

En el futuro a la humanidad pretenderán imponerle esa "comprensión del mundo" como un "dato objetivo" (y también "neutral") porque lo ha producido una máquina capaz de tomar decisiones de manera "inteligente", algo que el ser humano no ha sido capaz de producir en un millón de años de evolución.

En otras palabras, los mequetrefes de siempre nos quieren hacer creer que nosotros no somos lo suficientemente inteligentes como para "entender el mundo" pero sí para fabricar máquinas que lo hagan en nuestro lugar, sobre todo los militares, que siempre han dado muestras de "inteligencia".

Las máquinas harán lo que nosotros no hacemos, cosas tan increíbles como leer libros, incluidos los libros de cocina, que lo más probable es que estén escritos en idiomas diferentes del inglés, por lo que deberán ser traducidos "automáticamente". Lo mismo ocurrirá con las emisiones de televisión, radio, diccionarios, prensa, internet, etc.

Como siempre, este tipo de proyectos los financia el Pentágono y su "brazo seudocientífico" DARPA. Para ello el ejército estadounidense tiene que extender sus redes de vigilancia mundiales, capaces de recopilar ingentes cantidades de datos.

Así lo anunciaron el 4 de enero y las predicciones las formularán por el módico precio de 2.000 millones de dólares. Lo mismo que las batallas, estos proyectos llevan esos típicos nombres militares pintores, en este caso "Programa Kairos" (Knowledge-directed Artificial Intelligence Reasoning Over Schemas) que es, fundamentalmente, un mecanismo de espionaje y vigilancia masivas.

"Una rápida comprensión de los acontecimientos mundiales es crucial para la seguridad nacional", es otra de las tonterías que dice DARPA en su sitio web y entre los "acontecimientos" que interesan al Pentágono están los meteorológicos y climáticos (como no podía ser de otra manera). "Los cambios significativos que afectan al medio ambiente o a la sociedad pueden tener consecuencias significativas en sí mismos, o pueden formar parte de relaciones causales que generan mayores impactos", dicen.

Los demás países del mundo imitan al Pentágono pero con mucho menos derroche de dinero. El 8 de enero Francia dedicará a la "inteligencia artificial" su nuevo superordenador, un artilugio que ha costado 25 millones de euros.

El 10 de enero la Unión Europea anunció que invertirá 20 millones de euros en desarrollar una plataforma de "inteligencia artificial" denominada AI4EU que reunirá a 79 socios de 21 países diferentes.

En épocas de duros recortes presupuestarios, hay terrenos en los que el dinero público no falta: guerra y represión. Cuando en una partida no hay recortes, no cabe duda: es indicativo de que forma parte de la guerra o de la represión.

Cuando el dinero rebosa, ocurre algo muy curioso en la investigación científica, por estúpidas que sean las pretensiones de sus mentores: nunca encuentran lo que buscan, pero algo siempre aparece. De otra manera, ¿cómo justifican el derroche?

Fuente: MovimientoPoliticoDeResistencia.blogspot.com